159 capítulos

Videos

Sinopsis

Amada María Otero Rosas se debate entre superarse y separarse. O al revés, porque su separación de Leonardo es el punto de partida de una tormentosa historia que ella como buena protagonista, está obligada a superar. Sus cinco años de matrimonio más que un lustro fueron un lastre. Un túnel oscuro del que sale sin hijos, sin casa, sin carro, sin nada propio, porque hasta su amor propio se lo lleva en el divorcio el aprovechado, un tipo que a pesar de todo no podemos odiar porque es lo que las mujeres llaman “¡un hombre encantador!”. Y no se equivocan: Leonardo es un “encantador”, pero de serpientes y hace ya algún tiempo sostiene una tormentosa relación con Linda Arbeláez, su amante y aliada para hacer las delicias de la historia, que casualmente son las desdichas de Amada. ¿Definir más a Linda? podríamos, pero a riesgo de caer en imprecisiones. Con ella las opiniones están divididas: Las señoras la desprecian por lo mala y los hombres la admiran por lo buena. Pero tiene lo necesario para ser una mujer sexitosa: una mente retorcida y 95 de busto con posibilidades de ampliación. Amada sale del matrimonio en ruinas porque, para más colmo, su ex esposo y la vieja que se lo quita, son sus compañeros de trabajo en Velvet, empresa de cosméticos que debe abandonar, renunciando a su carrera como ejecutiva de ventas. Pero esas no son penas porque nuestra protagonista está dispuesta a salir adelante, así toque hacer malabares en un semáforo, ser estatua humana o vender minutos de celular a $400. La historia se pone mejor cuando la mansa paloma, o sea Amada, saca las uñas: porque ¡cuál separación civilizada! Mientras los otros dos andan patialegres, ella no se va a quedar manicruzada... Y menos después de que se burlaron de ella y la dejaron como un zapato. ¡La venganza se sirve en plato frío y esto lo tiene más que claro la “ex”!. Mientras pasan las vacas flacas y se consuma el desquite, Amada regresa al hogar paterno, donde es recibida a regañadientes por una familia más que unida, hacinada, que sólo le da dolores de cabeza. Esta familia está conformada por un papá que perdió la vergüenza primero que la memoria; una mamá ansiosa de enviudar; un hermano mayor muy estable (cuarenta años metido en la casa) y dos sobrinos universitarios (Jansel y Gretel) que dentro se ese circo chiquito, se sienten como dos extraterrestres. ¡Ah! y Mélany, una indomesticable empleada doméstica que llega del Magdalena Medio. Amada los adora, pero es consciente de que a ese seno familiar le urge una mastectomía. Pero Amada también tiene su soporte emocional. De su lado juegan Elsa y Margarita, dos amigas de toda la vida que la adoran y la admiran porque reconocen en ella a la candidata más opcionada para llevarse la corona del reinado de la belleza interior, en caso de que existiera, claro. Y tiene, además, una voz interior que podríamos llamar su polo a tierra, su polo opuesto, su lado oscuro, su otro yo o su conciencia. Se llama Miranda, tiene su misma cara y la visita en momentos de reflexión ya sea para orientarla, para desorientarla o para todo lo contrario. La historia tiene final feliz. Animada por sus amigas que le descubren el don del consuelo, Amada funda en su propia casa una agencia matrimonial que, a pesar de la ayuda de su familia, alcanza el éxito, y la lleva además a presentar su espacio de orientación sentimental en televisión: “Amada, experta en amores”. ¿Y el amor? Bueno, Amada es demasiado humana para no sentirlo. Al final lo encuentra justo donde debió haberlo buscado desde el principio.

MOSTRAR TODO
MOSTRAR MENOS

Personajes

  • como 
    Amada Otero
    “Si antes de besar a la persona amada habéis contemplado las estrellas, no la besaréis de la misma manera que si sólo habéis mirado las paredes de vuestra habitación”. Maurice Meterlinck Hija obediente, juiciosa, primogénita. Es algo así como la conciliadora de la familia. Dulce pero firme y, tras la separación, mucho más racional, es natural, espontánea, sincera, idealista y soñadora. Si bien en el colegio no se destacaba por sus calificaciones, sí lo hacía por su capacidad para organizar y motivar a la gente. Saca adelante su carrera y su trabajo en Velvet, y en esta empresa conoce a Leonardo, con él vive el más tórrido y apasionado romance de todos los tiempos y se enamora perdidamente. Y como le ocurre con el estudio, a pesar de que quiere tener hijos, aplaza también su maternidad, Cuando Leonardo le da el puntillazo final. Amada queda en la ruina, pero empieza a conocer la verdad. Con el amargo despertar de la separación, se vuelve más analítica, más orgullosa y tiene la fuerza de resurgir de entre las cenizas sin necesidad de pisotear a nadie, asumiéndose como una persona inteligente, independiente y capaz de amar y por fin, ser Amada, pero esta vez por un hombre que vale la pena.
  • como 
    Sergio Estevez
    “El arte de un príncipe consiste en hacer el bien personalmente y el mal por segunda mano” Angel Ganivet. Administrador de Empresas, heredero de un imperio y educado rígidamente, es disciplinado, talentoso, creativo, culto, buen negociador tanto en lo público como en lo privado. Divino y perfecto en sus maneras y decisiones. Amada le cambia completamente los esquemas porque lo trata con la bondad o dureza según se lo merezca por sus actos, creció en una familia con escasas muestras de afecto, y los sentimientos para él son un estorbo, y el dolor es un obstáculo para la productividad. Los primeros contactos con Amada son ásperos, la mujer es su opuesto, y mientras procura mantener una combinación entre encanto y frío pragmatismo, se acerca a Amada para que le consiga esposa porque ha llegado a una crisis existencial, en la cual nada lo llena y hay un gran vacío en su existencia, Las candidatas que Amada le busca nunca lo llenan. La relación de ellos es la comprobación que del odio surge el amor. Cuando el viaje de Amada es inminente emprende la epopeya más arriesgada de su vida: detenerla y arrojarse de cabeza con todo, al misterioso abismo de su amor.
  • como 
    Leonardo Guaqueta
    “Los hombres casados son horriblemente aburridos cuando son buenos maridos y abominablemente presumidos cuando no lo son”. Oscar Wilde. El ex de Amada y quien da origen al conflicto. Un niño mimado que se casa por hacerle la rabieta a su madre, jamás se ha podido quitar de encima a su progenitora y cede a sus chantajes emocionales y manipulaciones, el man, bien analizado es un clon que sabe venderse bien. Ha aprendido los comportamientos caballerescos que tanto encantan a las mujeres porque sabe que a través de ellos puede obtener de ellas su satisfacción personal. Es bueno en su profesión sin ser demasiado destacado y gracias a su madre es bastante inseguro, pero se ha armado una carátula de hombre duro para poder disimularlo. Los logros de Amada lo llenan de celos y minan su autoestima, él empieza a quejársele y es entonces cuando Amada corre a complacerlo y a compensarlo. Su sentido de la moral no es muy fuerte. En él prima antes que nada el principio del placer. Es muy hábil socialmente, se gana a todo el mundo, es simpatiquísimo con los hombres y seductor con las mujeres y cuando alguna no le come cuento, ensaya su carita de niño bueno que rara vez falla.
  • como 
    Linda Arvelaez
    “Nunca he odiado a un hombre tanto como para devolverle sus diamantes”. Zsa Zsa Gabor Su verdadero nombre era Hermelinda, pero se lo cambió por considerarlo más acorde con la persona de mundo que quería ser. Es falsa, hipócrita, calculadora, vanidosa, pero bonita, sexapilosa, inteligente y astuta. Lo tiene todo para ser feliz, pero es incapaz de disfrutar con lo que tiene, es una envidiosa. Y cuando conoce a Amada encarnó en ella todo su odio. Hasta que conoció a Leonardo y como gran conocedora de las debilidades del género masculino, calibró al ojo la clase de marido que era Leonardo y se dio cuenta de que justo ese hombre en cuyo amor Amada cimentaba su mundo, podía ser el principio de su ruina. Leonardo le refuerza a Linda la intolerancia hacia Amada hablándole maravillas de la esposa. Con las demás personas de la oficina Linda se lleva según lo que necesite de la persona, eso quiere decir, con los de arriba es lambonsícima, un “amor” de vieja y con los de abajo una déspota de miedo a menos que necesite algún favor especial.

Ficha técnica: 
PRODUCTOR EJECUTIVO/EXECUTIVE PRODUCER
Juan Andrés Flórez
IDEA ORIGINAL/ORIGINAL IDEA
Felipe Salamanca & Perla Ramírez
DIRECTORES/DIRECTORS
Juan Carlos Villamizar & Germán Porras
DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA/PHOTOGRAPHY DIRECTION
Germán Plata & Fernando Ramírez
EDICIÓN/EDITION
Claudia Acevedo
DIRECCIÓN DE ARTE/ART DIRECTION
Guarnizo & Lizarralde
ASISTENTE DE DIRECCIÓN/DIRECTION ASSITANT
Tatela González
LIBRETOS/SCRIPT
Felipe Salamanca, Dago García, Perla Ramírez Seraminoff & Cesar Augusto Betancourt
MÚSICA ORIGINAL/ORIGINAL MUSIC
Ricardo Prado